Columnistas

Elecciones en Francia, inversiones en riesgo

By On abril 28,17

Dos candidatos llegaron a la segunda vuelta en las presidenciales francesas prometiendo grandes cambios. Te contamos en qué podría afectarte a vos y a tus ahorros.

La noticia de la semana, sin duda, fue la visita de Mauricio Macri a Estados Unidos, donde se reunió con Donald Trump. Los eventos políticos de este tipo pueden parecer insignificantes a la hora de invertir. Sin embargo, tienen un peso demasiado importante para que los dejemos de lado.

Una muestra de ello es lo que pasó con la acción de la limonera tucumana “San Miguel”. Luego del viaje de Mauricio, el viernes por la mañana las acciones de SAMI arrancaron 8% arriba, por las mejores expectativas de exportación a Estados Unidos. La geopolítica fue clave en este caso.

Ahora bien, en política internacional Estados Unidos no es todo lo que importa, y del otro lado del Atlántico las cosas se están moviendo aceleradamente. El 23 de marzo pasado,  el pueblo francés acudió a las urnas para decidir su rumbo. De las elecciones, surgieron dos candidatos para disputar la segunda vuelta electoral.

Por un lado, se encuentra el candidato centrista Emmanuel Macron, exministro de economía del actual presidente Francois Hollande. Fue miembro del Partido Socialista, tiene experiencia en banca de inversión y también como inspector en el Ministerio de Finanzas. En cuanto a sus ideas, es un social-demócrata, aunque algo más cauteloso en el plano fiscal.

Del otro lado está Marion Anne Perrine “Marine” Le Pen, hija de un histórico líder del Frente Nacional, un partido de ultra-derecha nacionalista. Fue presidente del partido de derecha Frente Nacional, y se proclamó abiertamente en contra de la Unión Europea, reivindicando al proteccionismo y la autarquía.

¿Por qué es tan relevante esta elección?

La relevancia de la elección deviene de dos factores principales:

  1. el contexto en el cual tiene lugar,
  2. y las declaraciones de Le Pen, la candidata de ultra-derecha.

El contexto actual de la Unión Europea es muy delicado. Durante todo 2015 estuvo latente la posibilidad de que Grecia abandonara la Eurozona por su incapacidad de repagar su deuda, en un contexto de agonía prolongada, caracterizada por una baja tasa de crecimiento del PIB y una tasa de desempleo crónica de dos dígitos.

Además, en 2016 tuvo lugar lo que se conoció como Brexit, que no fue ni más ni menos que la decisión de salida del Reino Unido de la Eurozona. Esto no solo tuvo significativas consecuencias económicas y financieras inmediatas, sino que también sembró todavía más dudas a futuro sobre la sostenibilidad del bloque.

Por otro lado, todavía existe un importante conjunto de países que conforman la UE que se encuentran en una especie de limbo, dado que parecerían encontrarse estancados en términos económicos y sociales, alimentando de manera sutil la sed de cambio por parte de buena parte de la ciudadanía.

Por último, no podemos ignorar el asedio terrorista que ha sufrido Francia en los últimos años. Se contabilizan más de 8 ataques terroristas desde 2015; todos en un país que para el paladar de muchos fue demasiado permeable a la inmigración.

Le Pen: su propuesta y sus declaraciones

Las declaraciones de Le Pen reivindican aquellas voces más conservadoras, que sienten que el país precisa un golpe de timón sin reparos. Por ese motivo, la postura de Le Pen es reminiscente a las de Trump. En concreto: defiende un nacionalismo que linda con la xenofobia.

En este contexto, la candidata ha dejado muy en claro que tiene serias intenciones de abandonar la Eurozona en caso de imponerse en los comicios.

Si bien a nivel personal reconozco que estoy a favor de la decisión, ya que es lo más recomendable desde una mirada de largo plazo por motivos económicos de carácter técnico, también sostengo que esto podría significar un shock formidable para el contexto macroeconómico y macrofinanciero mundial, lo que impactaría de lleno en nuestro día a día.

Hasta el momento, Le Pen no está liderando en las encuestas (todavía no supera el 40% frente a Macron). Sin embargo, Trump también era un candidato improbable en la segunda vuelta frente a Clinton, pero finalmente terminó imponiéndose. Es decir, lo mejor es no subestimar a ningún candidato.

Ahora bien, si finalmente se impone la candidata derechista, es importante que comprendamos las consecuencias.

La salida de Francia de la Eurozona implicaría un shock de aversión al riesgo generalizado, que insuflaría inestabilidad en los mercados financieros mundiales, particularmente en los activos vinculados a la banca europea.

Además, también se vería comprometido el euro. La victoria de Le Pen generará un desarmado en las posiciones en euros, debilitando la moneda común.

Los activos argentinos, por su parte, tampoco quedarían incólumes.

Generalmente este tipo de eventos generan fuertes ventas en los mercados emergentes. El miedo de los mercados se traduce en fuertes salidas de capitales de países como Argentina, lo que desencadenaría una fuerte depreciación de las monedas de nuestros pares, caídas en el precio de los bonos, y por ende, mayores tasas de interés.

Macron: más de lo mismo

Un triunfo de Macron sería, básicamente, más de lo mismo. El favorito de las encuestas es un candidato de centro, que si bien muchos tildan de liberal, no deja de tener inclinaciones socialistas.

Sus principales propuestas son reformas tibias, como, por ejemplo, el impulso de algún recorte en el gasto y otros planes de estímulo, así como también alguna mínima reforma institucional vinculada a la transparencia en el proceso de designación en los ministerios.

En pocas palabras: si se impone Macron,  no habría grandes cambios, aunque ello no implique que no pueda haber algún máximo en las bolsas europeas, dado que muy probablemente festejarían el hecho de haber evitado cambios mayores en la configuración del continente.

La fecha estipulada de la segunda vuelta es el domingo 7 de mayo. Los inversores deben estar muy atentos,  ya que podríamos estar frente a una nueva sacudida de los mercados financieros internacionales.

Deja un comentario